Blog

Adolescentes : identidad, género, orientación afectivo-sexual

La adolescencia suele considerarse un periodo complejo en el que se dan muchos interrogantes, necesidades de encontrar respuestas rápidas y comportamientos rebeldes. Es en esta fase cuando el individuo, de manera más consciente, define “quién soy yo” para él mismo y para los demás. Una construcción de sí, de la identidad percibida y del papel en la sociedad. Unos pasos necesarios para luego volverse adulto.
Es una fase en la que se dan cambios físicos, cognitivos y emocionales, en los que están implicadas pérdidas (del físico, de la idea previa de sí, del papel de niño) y ganancias (un nuevo cuerpo, el desarrollo de los genitales y nueva sexualidad, un nuevo rol social). Un proceso que se da muy rápidamente y que por esta razón puede añadir en el adolescente todavía más confusión y un posible malestar emocional.

 

En pocos meses el niño o la niña dejan de ser tal, ya son chico o chica, sin que hayan tenido mucho tiempo para ir acostumbrándose a los cambios e ir integrando los nuevos significados a la nueva idea de sí. 

Identidad género, orientación afectivo-sexualDurante la adolescencia se suele buscar un lugar en el que poderse sentir cómodo, con respecto a creencias, sexualidad, normas, ética, todos factores que permitirán al adolescente tomar decisiones importantes en el mundo que, ahora, viene percibido y comprendido desde nuevas visiones. Entre estos elementos la identidad de género y afectivo-sexual marcará mucho el poder y el saber estar con uno mismo y con los demás, los criterios de socialización, de desarrollo personal y de salud psíquica y emocional. La identidad de género y afectivo-sexual implica poder reconocer gustos, aceptarlos, tener preferencias, sentimientos y actitudes frente al sexo. Se trata del producto de la interacción de muchos factores, entre muchos biológicos, sociales, culturales, psicológicos.

Es una identidad que incluye aspectos específicos como:

La orientación afectivo-sexual. Es la atracción  emocional, sexual, afectiva hacia otra persona que sea mantenida en el tiempo (orientación homosexual hacia el mismo sexo; orientación heterosexual hacia el sexo opuesto; orientación bisexual hacia ambos sexos. Es oportunos destacar que en la infancia, en la adolescencia y en la edad adulta, pueden darse conductas homosexuales con fin exploratorio y que pueden no tener una continuidad. Se trata de conductas que contribuyen al proceso de desarrollo personal y de identificación sexual.

La identidad de género. Es el sentir íntimo y personal de ser masculino o femenino.

El papel sexual. Es la expectación social y cultural, los estereotipos y creencias de conducta masculina o femenina que se esperan del individuo.

Cualquier sea el camino tomado para encontrar su identidad afectivo-sexual es fundamental que la persona se sienta acompañada, que su malestar sea comprendido y su ansiedad contenida, en primer lugar por las personas adultas significativas (padres, familiares, educadores), segundariamente también por los amigos. Es una tarea compleja que constituye un desafío para los familiares, los educadores, los profesionales y la sociedad que los recibe en su crecimiento.

Utilizamos cookies propias y de terceros para asegurar a nuestros visitantes la mejor experiencia en este sitio web así como para analizar su tráfico de manera anónima. En ningún caso recopilamos información personal que pueda identificar a los visitantes en modo alguno. Si continúas utilizando este sitio web asumiremos que estás de acuerdo pero, hasta que no nos lo digas expresamente y en cumplimiento del RGPD te seguiremos mostrando este mensaje.

Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, puedes ver nuestra Política de Privacidad y Aviso legal.