Resiliencia emocional: Cómo encontrar fortaleza interior en situaciones difíciles

Resiliencia en la vida

Normalmente, todos enfrentamos desafíos y momentos difíciles que ponen a prueba nuestra posición emocional. La resiliencia emocional, o la capacidad de adaptarse y superar la adversidad, es una cualidad crítica que nos permite enfrentar los obstáculos con valentía y seguir adelante.

La resiliencia permite a las personas utilizar su fuerza interior para hacer frente a situaciones y dificultades como el desempleo, la enfermedad, los desastres naturales o la muerte de un ser muy cercano.

En este artículo, verás estrategias y consejos prácticos para cultivar la resiliencia emocional en tiempos difíciles, pero además en cómo usar la resiliencia en la educación de tus hijos.

¿Qué es la resiliencia emocional?

Según Boris Cyrulnik, la resiliencia es tomada por la capacidad de afrontar los obstáculos y desafíos que nos impone la vida, es la manera en cómo transformamos nuestros sufrimiento y dolor en algo que nos impulse a salir ganadores y fortalecidos. Toda persona que es resiliente muestra y reconoce el control de su propia seguridad, felicidad y destino.

Resiliencia emocional

La resiliencia puede manifestarse como resultado de una situación difícil, que puede tener una variedad de causas, como una muerte repentina, abuso sexual en la familia, una limitación permanente, una situación peligrosa, y así sucesivamente.

Boris Cyrulnik cree que es necesario sembrar semillas de esperanza en el corazón de las personas; de lo contrario, no se puede lograr la felicidad.

Aprende y desarrolla habilidades para aumentar la resiliencia emocional ante situaciones difíciles

La resiliencia no hará que tus problemas desaparezcan, pero te dará la capacidad de ver más allá de ellos, de disfrutar la vida y de manejar mejor tu estrés. Si no eres tan resistente como te gustaría, puedes desarrollar y aprender habilidades para mejorar tu resiliencia.

Reconoce y acepta tus emociones

Es normal experimentar una amplia gama de emociones a lo largo de la adversidad, como tristeza, rabia o frustración. Reconoce y acepta tus emociones sin juzgarte. Permítete sentir y expresar lo que estás sintiendo, porque negar o reprimir tus emociones solo aumentará tu estrés y ansiedad.

Practica la auto-reflexión

La auto-reflexión es una poderosa herramienta para desarrollar la resiliencia emocional. Busca un momento en el día para practicar la auto-reflexión.

Consulta dentro de ti mismo lo que puedes aprender de estas experiencias y cómo puedes crecer como resultado de ellas. El proceso de autorreflexión lo ayuda a desarrollar una mayor conciencia de sí mismo y a descubrir nuevos enfoques para superar los desafíos.

Construye una red de apoyo fuerte

Tener una red de apoyo fuerte es esencial para desarrollar resiliencia emocional. Busca personas con las que puedas compartir tus experiencias y sentimientos. Estas personas pueden ofrecer apoyo emocional, diferentes perspectivas y consejos útiles.

Lee también: Como lidiar con la ansiedad y la incertidumbre

Además, considera buscar ayuda profesional si sientes que necesitas un enfoque más especializado para superar tus desafíos.

Construir relaciones sólidas y positivas con tus seres queridos y amigos puede brindarte el apoyo, la orientación y la aceptación que necesitas tanto en los buenos como en los malos momentos. Establece conexiones significativas adicionales.

Practica la gratitud

Practicar la gratitud de manera regular puede tener un impacto significativo en tu bienestar emocional y fortaleza interna. Aunque a veces puede ser difícil, trata de concentrarte en las cosas por las que estás agradecido. Mantén un diario de gratitud, anotando tres cosas positivas todos los días.

Fortaleza emocional

Considera cómo lidiaste con las dificultades en el pasado. Recuerda las habilidades y estrategias que te ayudaron en tiempos difíciles y agradece. Los diarios de experiencias pasadas también pueden ayudar a identificar patrones de conductas positivas y negativas y guiar acciones futuras.

Establece metas alcanzables

Establecer metas alcanzables es esencial para desarrollar la resiliencia emocional. Cuando tengas establecidos tus objetivos establécelos en pasos que los puedas manejar, además celebra cada logro que obtienes, por muy corto o pequeño que sea. Esto te dará una sensación de progreso y te motivará a seguir adelante incluso cuando te encuentras con obstáculos.

No puedes cambiar el pasado, pero siempre puedes mirar hacia adelante. Aceptar e incluso anticipar el cambio facilita adaptarse y afrontar nuevos retos.

Practica el autocuidado

Autocuidarte es fundamental para mantener la salud emocional y desarrollar la resiliencia. Dedica tiempo a actividades que te aporten alegría y relajación, como el ejercicio físico, la meditación, leer un buen libro o pasar tiempo al aire libre. Cuida tu cuerpo, come sano y duerme lo suficiente. Estarás mejor preparado para enfrentar los desafíos de la vida si te preocupas por ti mismo.

Cultivar la resiliencia emocional no es un proceso rápido ni fácil; más bien, es un largo camino lleno de muchos obstáculos, pero el resultado final es claro: cuidarse y estar mejor preparado para enfrentar lo que depara el futuro.

Mantente proactivo

Descubre lo que necesitas hacer, haz un plan y actúa.  Aunque puede llevar tiempo recuperarse de un contrato importante, un evento traumático o una pérdida, debes tener en cuenta que tu situación puede mejorar si trabajas en ello.

Haz cosas que te dén una sensación de logro y propósito todos los días. Establece metas claras y alcanzables que te ayuden a mirar hacia adelante con un propósito.

Seguro te interesará leer: Estrés postraumático, ¿por qué sucede?

Importancia de la resiliencia en la educación

La mayoría de los niños buscan protección en sus padres, hermanos, maestros o familiares. Es por ello que es fundamental proporcionar todos los recursos emocionales a los más pequeños desde la infancia, para que crezcan sabiendo aceptar la incertidumbre, gestionar las emociones y controlar los sentimientos.

La capacidad de ser resiliente es inherente a los humanos. Esta, como todas las capacidades cognitivas, se aprende e interioriza mediante un aprendizaje continuo. Desarrollar la resiliencia te permite enfrentar los problemas, recuperarse de ellos y manejar el estrés, el dolor emocional y los sentimientos negativos.

Por esta razón, enseñar a los niños más pequeños a trabajar la resiliencia, tanto en casa como en la escuela, es fundamental para su desarrollo exitoso. Y sin duda que esto se puede lograr si existen padres que pueden tener resiliencia y afrontar de la mejor manera los problemas que se enfrentan en el día a día.

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *